domingo, 1 de diciembre de 2013

Primera Experiencia de satisfacción y constitución del deseo.

Primera Experiencia de satisfacción y constitución del deseo.

El organismo humano, debido a su carácter de prematuración, es incapaz por sí mismo de producir el camino específico para aligerar la tensión endógena producida por la necesidad biológica. Necesita de un otro Auxiliador que realice la acción específica, produciendo la cancelación de dicho estímulo.
Junto con la satisfacción de la necesidad, ese Otro dará algo más, un plus de satisfacción.
Esto es la experiencia de satisfacción que tendrá hondas consecuencias para el desarrollo del sujeto, como nos dice Freud en su  “Proyecto”.
Tres cosas acontecen dentro del sistema:
1-      Es operada una descarga, poniendo término al displacer.
2-      Se va a investir la neurona (o neuronas) correspondientes a la percepción del objeto.
3-      Llega la noticia de la descarga inherente a la acción específica.
Existe una ley de asociación por simultaneidad al recordar, es decir, quedan investidas ciertas neuronas del aparato, cuantitativamente.
La satisfacción queda unida al objeto que la ha procurado. De esta forma, cuando aparece de nuevo el deseo (resto del plus) unido a la necesidad, la imagen del objeto es recargada alucinatoriamente.
El plus que se otorga junto con la satisfacción, deja una huella, una marca, que es lo que orientará el deseo, es el motor mismo del deseo.
La experiencia como tal, queda perdida, solo queda su huella como resto, que conforma tanto el deseo, como el objeto y el sujeto. Antes no había sujeto, había un organismo con una necesidad biológica, ahora ese vivencia está perdida, es constitutiva de un sujeto deseante.

Referencias bibliográficas:
-S. Freud, Proyecto de Psicología,  Amorrortu editores, Vol. I, 2011
-O. Delgado, Lecturas freudianas 1, Unsam, 2012